Pierre de Coubertain, la recuperación de las Olimpiadas 1900.

El barón Pierre de Coubertin (1 de Enero de 1863 a 2 de Septiembre de 1937), hijo de Pierre de Frédy, fue pedagogo e historiador, pero en realidad, el barón, es mundialmente famoso por ser el fundador de los Juegos Olímpicos de la era moderna.
Biografía

Pierre cursó estudios en París, donde asistió a la Escuela de Ciencias Políticas. Había considerado la carrera militar en la que su padre le insistió, pero Pierre tenía un carácter poco militar y prefirió dedicarse a la ciencias humanas. Uno de sus rasgos dominantes era la capacidad de pasar inmediatamente de la concepción a la realización. Tras adentrarse en la política, le resultó decepcionante y fue entonces cuando comenzó a considerar en la reforma pedagógica tarea que le recompensó todos sus esfuerzos.

Barón Pierre de Coubertin.
Barón Pierre de Coubertin.

Tras la decisión de reformar la educación de la juventud francesa comenzó a realizar viajes de estudio e investigación a Inglaterra y Francia. Es en Inglaterra donde conoce la singular doctrina Cristianismo Muscular que trataba de buscar la perfección espiritual por medio del deporte y la higiene. Desde el primer momento Pierre se convierte en discípulo de esta doctrina.

Comienza a divulgar estos métodos por toda Francia creando sociedades Atléticas en los institutos que, a su vez, se asocian en La Unión de deportes Atléticos. Funda la primera revista Atlética dedicada al deporte (Revue Atletique) y logra que el gobierno Francés la incluya a esta en la exposición Universal de Paris en 1889.

Pierre comienza a soñar con unir en una extraordinaria competición a los deportistas de todo el mundo, bajo el signo de la unión y la hermandad, sin ánimo de lucro y sólo por el deseo de conseguir la gloria, competir por competir de aquí nace su famosa frase Lo importante es participar. La idea de Coubertin parecía insensata y chocó con mucha incomprensión.
Intentando convencer a todos, viajó por todo el mundo hablando de paz, comprensión entre los hombres, mezclándolo todo con la palabra Deporte comienza a establecer los principios de la creación de los Juegos Olímpicos de la era moderna y propone , que se celebraran en Atenas.

En Inglaterra, esta idea no es bien recibida y la opinión pública decide quedar al margen. Alemania reaccionó intentando boicotear los juegos. Grecia se opone y su jefe de gobierno, Tricoupis, quiso impedir su realización, pues aquel lío salía muy caro a su país.
Coubertain consiguió que el príncipe heredero de Grecia, el Duque de Esparta, intercediera ante el káiser Guillermo, emperador de Alemania y cuñado suyo, convenciendo a los ingleses y a su propio Gobierno. El príncipe consigue que se emitan una serie de sellos conmemorativos que permitiría financiar la celebración de los juegos. Además crea una suscripción pública con tan buenos resultados que consigue que Jorge Averof. Un rico potentado de Alejandra corra con los gastos de la reconstrucción del estadio de Atenas.

El 25 de noviembre de 1892 da una conferencia en la Sorbona sobre «El ejercicio físico en el mundo moderno», seguida del anuncio del restablecimiento de los Juegos Olímpicos; en 1894 proclama, una vez más en la Sorbona, la renovación de los Juegos y la fundación del Comité Olímpico Internacional,
El 24 de marzo de 1896, día de Pascua de resurrección el Duque de Esparta, tras un discurso, descubre la estatua del mecenas Jorge Averof. El rey Jorge de Grecia pronuncia por primera vez las palabras rituales:

“Declaro abiertos los primeros juegos Olímpicos internacionales de Atenas”

Son considerados una modificación revivida de los Juegos de Olimpia, los juegos olímpicos fueron inaugurados en la primavera de 1896 gracias a las gestiones del deportista y educador francés barón Pierre de Coubertain que presidiría el Comité Olímpico desde 1896 hasta 1925 con pleno empeño y dedicación.

FUENTE:  Yalouris, Nicolaos – The Olympic Games in Ancient Greece. – Editorial Athenon S.A. –  1982
IMAGEN: Wikipedia
Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

2 opiniones en “Pierre de Coubertain, la recuperación de las Olimpiadas 1900.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *