El disco

Origen y Mitología

El lanzamiento de disco, al contrario que la jabalina, es una de las disciplinas que no tuvo conexión u origen alguno con los ejercicios bien militares o bien de labranza que se practicaban entonces y por tanto, no aparenta conexión alguna con otros derivados de estos géneros. Tampoco se ha detectado una larga tradición de esta disciplina en el mundo antiguo. La primera evidencia que tenemos es gracias a Homero que relata que era un concurso que formaba parte de los juegos organizados por Aquiles en Honor de difunto Patrolkos.

En la Mitología Griega el disco está relacionado con accidentes y muertes. Apolo, accidentalmente mató a su amigo Jacinto con un disco cuando Zéfiro lo sopló desviándolo de su trayectoria. Otro trágico accidente de la mitología cuenta que Perseo sin ser consciente de ello mató a su abuelo, Akrisios. Oxilos , padre fundador de Elis ,tuvo que abandonar su país ya que mató a su hermano Thermios con un disco, una vez mas, por accidente.

El disco era un evento que requería ritmo, técnica y potencia. En el periodo clásico formó parte de la disciplina de Pentatlón. (Munich Antikensammlungen)
Lanzador de disco (Munich, Antikensammlungen); Yalouris, Nicolaos - op cit. pag. 189, fig. 91

El disco era un evento que requería ritmo, técnica y potencia. En el periodo clásico formó parte de la disciplina de Pentatlón.

El disco, Morfología

El lanzamiento de disco requiere ritmo, precisión y potencia. Era un evento del que los Griegos disfrutaban en especial. Esto hizo que pasara a ser integrante de la disciplina del Pentatlón.

Disco de bronce dedicado a Zeus
Disco de bronce dedicado a Zeus (Olympia, Archaeological Museum); Yalouris, Nicolaos - op cit. pag. 191, fig. 93

Arqueológicamente se han encontrado pinturas en vasijas en el que se evidencia que en su origen, el disco está hecho de piedra, mas tarde se realizó en Hierro y posteriormente en bronce.  Según Homero, el disco que era moldeado o cincelado, era denominado en griego Solos, este era muy pesado y estaba ligado a un cincha de cuero y se lanzaba de la misma manera que hoy se hace con el martillo, el lanzador daba giros y mas giros para lanzarlo.

Como en la actualidad, el disco estaba compuesto de dos partes convexas y una larga circunferencia. Los ejemplares que se han encontrado abarcan rangos de entre 17 y 32 cm de diámetro y pesan entre 1,3 y 6,6 kilos. Lo más probable es que existiera un determinado medido y peso para cada competición y esto, además, variaría en cada ciudad. Los competidores debían de lanzar con el mismo ejemplar en cada evento o prueba ya que esta era la única manera de poder establecer equidad entre ellos y así la competición sería limpia e imparcial. Ciertas historia de Philostratos han hecho llegar a estudiosos de la materia a conclusiones tales como que había un disco especial para los juegos olímpicos, pero no se ha llegado a un acuerdo en este punto. Está documentado que en competiciones juveniles eran utilizados discos de peso y dimensiones mas reducidas.

La Competición

La técnica de lanzar del disco en la antigüedad no difería mucho de cómo se hace hoy en día ya que los movimientos para lanzar el objeto a larga distancia siguen unas normas biomecánicas muy naturales por si mismas. Muchos de estos movimientos pueden ser vistos en las pinturas halladas en vasijas. La estatua del discóbolo de Mirón, no obstante, ha creado cierta confusión y ha llevado a un sinfín de discusiones sobre la técnica, ya que la estatua muestra una postura fugaz de una larga serie de movimiento emulando un instante o gesto del lanzamiento. Esto a llevado a muchos estudiosos a erróneas conclusiones a cerca de la postura, elaborando teorías que describen una técnica de lanzamiento con una serie de movimientos forzados y poco naturales que han llegado a ser incluso denominados como “El Disco Griego”.

Para poder realizar un lanzamiento de disco, el antiguo atleta agarraba el disco con una mano de en una posición muy alta y alzaba el otro brazo, moviendo alternativamente un brazo de atrás hacia adelante y el otro al lado opuesto basculando vigorosamente como las aspas de un Helicóptero. De esta manera hombros y la biomecánica de sus pectorales e intercostales se sumaban a la línea o vector del lanzamiento del artefacto. El lanzamiento de disco podría ser descrito de la siguiente manera:

Un lanzador diestro se posicionaría de píe con su pierna izquierda adelantada, apoyando el peso sobre su pié derecho, agarraría el disco con la mano derecha y balacearía varias veces de arriba abajo el artefacto. La mano izquierda permanecería por encima de la cabeza. Después de unos balanceos preliminares flexionaría sus rodillas un poco mas cuando el disco estaba en la parte mas atrasada con respecto a su cuerpo (en el último de sus movimientos preliminares al lanzamiento). Ejerciendo tensión sobre sus rodillas, pasaría el peso de su pié derecho al izquierdo que estaría al mas adelantado en ese momento. Haría una vigorosa aceleración del disco de atrás hacia adelanta completando el ejercicio con la suelta del mismo. No sabemos si en esa el movimiento era precedido de carrera o de giros como en la técnica moderna de lanzamiento.

La totalidad de secuencia, desde la concentración, los movimientos preliminares, el ritmo los movimientos de torsión el balanceo del disco y finalmente el lanzamiento, con todos los esfuerzos físicos y la fuerza que lo envuelve, hacen del lanzamiento un cuadro de incomparable plasticidad.

Mirón, en su discóbolo, representa una de las secuencias del movimiento, (probablemente el balaceo hacia adelante) y trata de representar la naturalidad de cómo un disco debería ser lanzado.

Es decir hace unas indicaciones o bosquejos de la postura técnica que el atleta debería adoptar. Cuanto debería de flexionar las rodillas, cuál sería la torsión adecuada del tronco, cuan alto debería de colocar la mano de lanzamiento y cuáles serían los pasos a adoptar antes de lanzar el disco, no tanto por limitar la libertad técnica del lanzamiento si no por reducir la posibilidad de accidentes derivados del lanzamientos. Hay más de un caso de accidente relatados en las zonas de lanzamiento que desencadenaron en daños e incluso muertes entre atletas y espectadores. Estas referencias han sido relatadas por multitud de autores, ya que los espectadores se sentaban en gradas a lo largo del área de lanzamiento. Los accidentes solían ocurrir durante los entrenamientos, momento en el que los espectadores y atletas no eran demasiado cautos y caminaban por el área donde el disco era lanzado. Philostratos en su Eikones narra en un pasaje la muerte de Jacinto y cuenta una descripción que coincide con la técnica plasmada en la estatua de Mirón.

Las marcas realizas por cada lanzador eran señaladas con estacas de madera y eran medidas mediante varas. Tenemos conocimiento por documentos antiguos que el famoso atleta Phayllos lanzó el disco a una distancia de 96 pies y queda documentado que otro atleta llamado Phlegyas lanzó el disco desde una grada de Alpeios hasta la otra.

Podríamos decir en conclusión que la técnica antigua o clásica de lanzamiento de disco era similar a la utilizada hoy en día independientemente de si el atleta daba giros o no.

No obstante cabe aclarar que en la técnica moderna, cuando un atleta comienza a lanzar no da giros si no que lo hace desde una posición estática y es a medida que va ganado técnica cuando comienza a aprender a lanzar aplicando la velocidad angular. (Nota del traductor).

FUENTE:  Yalouris, Nicolaos – The Olympic Games in Ancient Greece. – Editorial Athenon S.A. –  1982
Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

4 opiniones en “El disco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *